16 ago. 2013

BIBLIOTECAS AMBULANTES Y OTRAS CURIOSIDADES


Desde la creación de los primeros libros, las bibliotecas eran un lugar cerrado, a veces inexpugnable, sólo para iniciados: sabios, monjes... Posteriormente, sobre todo desde la creación de la imprenta, los libros se han hecho para llegar al pueblo, ha interesado su venta y distribución.
Empezaron así los intentos de sacar los libros de las bibliotecas e incluso de hacer bibliotecas ambulantes. Las primeras de ellas fueron en un carro tirados por un caballo, ha llovido ya mucho desde entonces, pero la inquietud de acercar la cultura por medio del amor a la lectura, tanto a los pequeños como a los mayores, no ha decaído en todo este tiempo.
Muchas veces se trata de gente altruista que pone su tiempo y sus medios para hacer llegar los libros a las gentes más humildes. No todos vivimos en una ciudad con biblioteca municipal, ni todos tenemos los mismos medios de comunicación para acceder a la cultura. Otras veces son organizaciones no gubernamentales  y sin ánimo de lucro quienes tratan de dar un servicio que los distintos gobiernos no prestan a sus ciudadanos, ya sabemos que la cultura es lo último en lo que se invierte, y lo primero en lo que se deja de invertir en tiempo de crisis.
Muchas son las modalidades de bibliotecas ambulantes y con los más variados medios para que viajen los libros y las historias.


Carros, bicicletas, furgonetas, burros, motocarros, camellos.... 
Aquí os dejo algunos vídeos muy llamativos de proyectos dignos de un gran aplauso y de todo el reconocimiento del mundo.

BIBLIOBURRO



BIBLIOMOTOCARRO



BIBLIOFURGO


Todo esto me hace recordar que de 1990 al 1998 estuve trabajando en Cáritas, en un hermoso proyecto de escolarización de niños gitanos y, posteriormente, gitanos y también inmigrantes. Durante los veranos, cargaba mi Citroen C15 con libros, juegos y distintos materiales, además de mesas y sillas plegables. Llevaba una ludoteca ambulante en la que los libros y los cuentos que les leía y narraba eran elemento fundamental.

SIEMPRE HAY UN MOMENTO,UN LUGAR
PARA LEER Y SOÑAR.

8 comentarios:

  1. ¡Hermosa actividad, a fe mía!
    Ya veo que Cáritas no es solo alimento para el cuerpo...
    Un abrazo (y besico), maestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conchita por comentar. Realmente mi experiencia en Cáritas fue muy enriquecedora y me hizo tomar más conciencia de la necesidad de atender a la diversidad y tratar de las compensar desigualdades. No hay duda que mucho de lo que soy como docente fue gracias a esta experiencia.

      Eliminar
  2. Una experiencia extraordinaria amiga!!!
    Y pensar que hay bibliotecas en desuso!!!! O poco aprovechadas!!! Un abrazo desde aula de infantil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Carmen, es una pena que las bibliotecas, con todas las posibilidades y valores que aportan es una verdadera pena que no se aprovechen. Las familias tienen mucho que aportar en este sentido, y la sociedad en sí, que está demasiado acomodada.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. ES una actividad muy hermosa la de llevar la cultura y los libros a zonas en las que no puede llegar de otra forma. ¡Admirable! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que deberíamos tomar ejemplo de muchas de estas experiencias.
      Tal vez es cuestión de reinventarnos, hay muchas poblaciones de nuestra España, que no tienen biblioteca pública.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Una gran experiencia sin duda.Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonitas experiencias que dan esperanza de un mundo mejor, gracias a personas entregadas.
      Un beso.

      Eliminar