24 mar. 2014

SABER ESCUCHAR, SABER ESPERAR

En la escuela, los maestros y maestras debemos aprender a escuchar a nuestros alumnos, a respetar sus distintos ritmos de aprendizaje, a incentivar las distintas formas de expresión desposeyéndonos de nuestros prejuicios e ideas preconcebidas sobre lo que los niños son capaces o no de hacer o decir.
A menudo los niños y niñas nos sorprenden positivamente, a poco que les dejemos actuar y se sientan aceptados, queridos y motivados. Cuantas veces por nuestras prisas o por no preguntar a los protagonistas hemos desechado grandes creaciones, y lo que es pero, los talentos propios.
Cuando actuamos sin esa delicadeza y sensibilidad que debería caracterizar a todo docente es cuando matamos la creatividad, como dice Sir Ken Robinson
Aquí os traigo este vídeo que, de forma muy clara y breve, transmite lo que yo tal vez no llegue a transmitir como debiera.
En todas las etapas es importante tomarse el tiempo, pero especialmente en EDUCACIÓN INFANTIL. En esta etapa no tratamos más que de formar personas y sacar de ellas lo mejor de sí mismas, desvelar sus talentos para que sean capaces de descubrir lo que son capaces de hacer y que se este modo sean felices, y autónomos. ¡¡Saquémonos los complejos de tener que enseñar a los niños a leer y escribir para que no se quejen los de primaria!! Nuestra obligación es que sepan expresarse, explicarse, contar historias, contar sus historias.... y las letras llegarán después por sí solas, cuando tengan esa madurez metal que necesitan tener.
Esta viñeta de FRATO no tiene desperdicio, llevaba mucho tiempo queriendo encontrarla y aquí os la dejo.